homeolab_B

La homeopatía, la gran desconocida

Muchas veces oímos términos como tratamientos homeopáticos sin saber muy bien de que se tratan exactamente y qué los diferencia de otros tratamientos. ¿Para qué sirve? ¿De qué está hecha la homeopatía? ¿Qué la diferencia de otros medicamentos más convencionales?… son preguntas que están en la mente de muchas personas y de las que no siempre obtenemos respuesta.

Para entender qué es la homeopatía debemos remontarnos a su nacimiento, es decir, viajar al pasado unos 200 años, irnos a Alemania y conocer al médico alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann. Este doctor afirmaba que en su época la medicina causaba más sufrimiento al paciente que beneficio. Si tenemos en cuenta los instrumentos y los conocimientos que tenían los médicos en 1800 no es de extrañar que Hahnemann pensase de esa forma.

El doctor llegó a la conclusión de que las enfermedades se pueden curar si diluimos cantidades diminutas de sustancias que en grandes dosis producirían síntomas parecidos a la enfermedad que queremos tratar. Así, si cogemos 1ml de la sustancia original y la mezclamos con 99ml de agua tendremos un tratamiento homeopático listo para usar. Este sistema fue refinado y popularizado por el estadounidense James Tyler Kent.

Volviendo al presente y teniendo esto en cuenta, podemos concluir que la homeopatía es, esencialmente, agua, por lo que los efectos secundarios que producen la mayoría de medicamentos desaparecen si seguimos un tratamiento homeopático.

La polémica que se ha creado en torno a esta medicina alternativa pseudocientífica, como la llaman los científicos, ha dado lugar a muchos debates y a muchos años de estudio para confirmar o no sus resultados. La homeopatía cuenta con muchos detractores pero también con numerosos seguidores acérrimos pues un sector bastante grande de la población piensa que algo ingerir elementos químicos no puede ser bueno para el organismo.

Al margen de conflictos, la cuestión radica en si tu empiezas un tratamiento homeopático y notas efectos positivos en el cuerpo, ves que tu dolencia desaparece y que tu enfermedad se cura, eso debería ser suficiente. Puedes recurrir a la homeopatía para dolencias agudas, como gripe o migrañas; para enfermedades crónicas como alergias, asma, afecciones reumáticas o ansiedad; e incluso para cuidados paliativos. Al fin y al cabo, eres tú el paciente, el que sufres los síntomas y el que tiene que decidir cuál es la forma de actuar.

siken_Ml

Pierde peso sin perder salud

siken_MlSi tu objetivo es conseguir y mantener tu peso ideal y crees que te vendría bien bajar unos kilitos, ponte manos a la obra y elige la dieta que mejor se adapte a tus necesidades. No todo vale para lograr sentirte bien con tu cuerpo y conseguir una buena silueta. Lo más importante es que te cuides y que no hagas “barbaridades”.  A la hora de perder peso, hay que tener en cuenta una serie de factores como las propias características físicas: edad, peso y masa corporal… tu ritmo de vida (hago más o menos deporte, suelo comer fuera de casa…) y también el tipo de problema que quieres solucionar: grasa localizada, celulitis, retención de líquidos, aumento de peso generalizado…

Una dieta siempre debe ser personalizada porque no hay dos mujeres iguales y cada una requiere un plan propio de adelgazamiento y aquellos productos específicos que puedan resultar más efectivos.

Una alimentación saludable, que te aporte todos los nutrientes que tu organismo necesita, y un poco de ejercicio son los dos ingredientes básicos para sentirte bien y verte mejor. Partiendo de esta idea, si quieres cuidar tu línea, lo primero que tienes que tener claro es qué necesitas. Puede que tu caso requiera eliminar con rapidez y eficacia aquello que te sobra: kilos, grasas localizadas, líquidos que tu cuerpo retiene y provocando hinchazón… Tal vez lo único que quieras es poder mantener tu peso actual de manera sencilla, sin tener que preocuparte en exceso si un día te das un capricho o si normalmente comes fuera de casa y te resulta complicado mantener el equilibrio en tu alimentación. Un tercer caso puede ser aquel que requiera un plan “de choque” que te permita bajar de peso de forma generalizada y de manera saludable.

Sea cual sea tu objetivo, con un poco de constancia y con la ayuda de determinados alimentos para adelgazar puedes logarlo sin correr riesgos. Esos complementos alimenticios son importantes porque garantizan que, con tu plan de adelgazamiento, tendrás resultados efectivos sin carencias nutricionales. Barritas de cereales, de frutos rojos o de chocolate, perfectas para evitar el “picoteo”, copos de salvado de avena o trigo para un desayuno completo y saludable, cremas de pollo o verdura, saciantes y ricas, o alimentos específicos para ayudarte a mantener a raya las grasas son algunos de los productos que te ofrece Siken para que te cuides mientras lograr la figura que tú quieres.

Seguros de vida: tener en cuenta

Una de las formas por medio de las cuales intentamos darle seguridad a nuestro bienestar es la de adquirir un seguro de vida. Dichos seguros son relativamente costosos, si bien al a vez muy recomedables. Sabemos que esta disparidad de factores dificulta el decidirse en pro o en contra de un seguro de vida, por eso le dedicamos este post a algunos aspectos que deben ser tenidos en cuenta al preguntarse si se desea suscribir un contrato por un seguro de vida o no.

Tienes familia?

Esa puede que sea la pregunta más relevante al momento de plantearse la posisibildad de empezar con un seguro de vida. Está claro que la familia puede ser el motivo más importante para hacerlo, ya que nadie querrá dejar a los suyos no solamente con el dolor emocional de la péridida de un ser querido sino que también con problemas de índole financiero. Y más aún si se tienen deudas, como por ejemplo una hipoteca.

Eres aún muy joven?

La juventud habla en primera medida en contra de la adquisición de un seguro de vida, sin embargo hay que tener en cuenta que las pólizas por lo general más económicas si se contrata el seguro estando muy joven. Por eso, para quienes piensen a largo plazo, el seguro de vida a temprana edad puede ser una opción.
Sigue leyendo